Madrid-Inter, un duelo ‘vintage’

Ambos equipos se han visto las caras 15 veces, sólo superado por la Juventus (21) y el Bayern (26) en la historia internacional del equipo blanco.

Santillana, tras marcar en el 3-0 del Real Madrid al Inter en mayo de 1985.

Madrid-Inter, suena y huele a fútbol de antes, de siempre. A escuadras en las que los extranjeros eran excepción y no norma, a remontadas cardíacas tras palizas en la ciudad de la pasarela, a vallas de Soberano en Chamartín. Una rivalidad vintage y mítica, recurrente hasta el extremo en el siglo XX y abandonada en las últimas décadas. Hasta 15 veces se han visto las caras Madrid e Inter, las mismas que con el Milán y sólo por detrás de Juventus (21) y Bayern (26). Tal es el nivel que el Inter puede decir que privó al Madrid de una Copa de Europa en la final.

Fue en mayo de 1964, en el antiguo Prater de Viena. El Madrid de las cinco Copas seguidas entre 1956 y 1960 buscaba recuperar el trono, pero se quedó a las puertas (3-1) ante el poderío de los Mazzola, Luis Suárez, Jair o Fachetti, entrenados por Helenio Herrera. Sólo Inter, Benfica y Liverpool han batido al Madrid en una final de su competición. Aquel fue el último partido de Di Stéfano con la blanca; sus discrepancias con Muñoz y Bernabéu provocaron su salida al Espanyol, lo que aceleró la renovación madridista. La venganza no se hizo esperar: dos temporadas después, se alzó triunfador el Madrid en semifinales (1-0 y 1-1) para luego levantar la Sexta en Heysel ante el Partizan.

El balance general muestra igualdad: seis victorias para el Madrid, siete para el Inter y dos empates. Pero los blancos salieron vencedores en cinco eliminatorias (recordadísimas las dos remontadas consecutivas en semis de la UEFA, ver más abajo), por sólo dos de los italianos; libra por libra, el Madrid fue mejor.

Un duelo de alto voltaje que el siglo XXI todavía no conoce: la última vez que se enfrentaron fue en la fase de grupos de la Champions 1998-99, con el Madrid como flamante campeón tras haber batido en la final de Ámsterdam 1998 a la Juventus, el eterno rival interista. La ida fue blanca, 2-0; la vuelta neroazzurra, 3-1, con show de un veterano Roberto Baggio.

El milagro de Molowny

Semifinales Copa de la UEFA 1984-85 (2-0 en Milán y 3-0 en Madrid). La derrota en Milán por 2-0 fue lo de menos; acto seguido hubo una salida nocturna de parte del equipo, con visitas femeninas al hotel incluidas (así se publicó), y expedientes abiertos a Juanito y Lozano. El vestuario era un polvorín en contra de Amancio, que además arrastraba malos resultados, lo que provocó que seis días después de la debacle en San Siro, Luis de Carlos cesase al preparador y le diese el mando a Molowny, que se hacía cargo del banquillo blanco por cuarta y última vez en su vida. Con varios cambios de cromos, el Madrid remontó con doblete de Santillana (el cabezazo del 2-0, una delicia) y un derechazo de Míchel. Vencería en la final al Videoton húngaro.

‘Pesadilla’ Santillana

Semifinales Copa de la UEFA 1985-86 (3-1 en Milán y 5-1 en Madrid). Justo un año después, nuevo cruce en semifinales de Copa de la UEFA y nueva empanada blanca en San Siro, donde los fallos de Ochotorena y Salguero condenaron al 3-1 final. El equipo había dado otro paso en su conversión de aquel Madrid de los Garcías al de la Quinta del Buitre, cuyos miembros fueron decisivos: dos penaltis provocados por Míchel y Butragueño y anotados por Hugo Sánchez permitieron llegar a la prórroga. Ahí, Santillana se alzó como la pesadilla del Inter: otros dos goles, como el curso anterior. Le hizo seis en otros tantos partidos a los italianos. En la final el Real Madrid revalidó el título ante el Colonia alemán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *