Bartomeu se reúne de urgencia con Setién en la casa del técnico

RAC1 informa de una reunión informativa en el domicilio del entrenador cántabro en la que estuvo presente toda la cúpula directiva del club azulgrana.

Que en el Barcelona hay, como mínimo, un amago de incendio, es una certeza. Y que Bartomeu está haciendo lo posible por apagarlo hasta final de temporada, también. Según informó RAC-1 en el programa Tu Diràs este lunes por la noche, el presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, cogió un coche para reunirse con Quique Setién en el domicilio del técnico cántabro. No fue solo. Le acompañaron el director deportivo, Eric Abidal; el directivo responsable de la primera plantilla, Javier Bordas; y el CEO del Bará, Òscar Grau.

Según RAC, el presidente del Barça quiso mostrar su apoyo al entrenador, aunque es lógico pensar que también quiso recopilar información sobre la tensa reunión que este domingo tuvieron los jugadores con el técnico después de la tormenta en el vestuario de Balaídos (según la SER, Setién dijo en la reunión con los jugadores que no podían faltarle el respeto de esa manera. Algún jugador le dijo que tenía razón y alguno le pidió perdón). Todo con un afán conciliador para intentar salvar un escenario que se antoja límite.

Setién sigue en situación de debilidad pese a la reunión de este domingo. También su ayudante, Eder Sarabia, que no estuvo en la reunión. En el Barça confían en que las imágenes de Messi, Rakitic, Arthur o Alba en Balaídos no se repitan y que haya un giro sorprendente en el curso de LaLiga. Pero las relaciones entre el cuerpo técnico y el vestuario están desgastadas y la semana, con los partidos ante Atlético y Villarreal, es decisiva.

Setién aseguró este lunes que había intentado «liberar mi conciencia», pero defendió que no había ningún «problema digno de mención» con la plantilla. La reunión de este domingo, según RAC, terminó incluso en abrazos de confraternización. Hay quien quiere comparar este escenario como el posterior a la tormenta de Anoeta. Pero hay demasiadas diferencias respecto a aquel lejano 2015 en el que había futbolistas en el mejor momento de su carrera y un entrenador con un carácter de hierro. El fútbol, no obstante, siempre enseña escenarios increíbles. Bartomeu intenta encontrar soluciones desesperadas, al menos hasta final de temporaa. Una destitución de Setién, después de que Abidal explicase que el cántabro venía a dar un impulso a la plantilla, sería una puntilla a su mandato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *